El círculo autodestructivo del consumo.

La mayoría de las personas empiezan el consumo de sustancias en la adolescencia y de manera lúdica. Porque les apetece probar, porque otros también lo hacen, por experimentar nuevas sensaciones, etc.

Sin embargo, esta conducta de riesgo lleva a algunas de éstas personas a entrar en un círculo autodestructivo del que es muy difícil salir.

Ya no es consumo por buscar diversión. La persona empieza a hacerlo para aliviar temporalmente la ansiedad, el estrés, aburrimiento, frustración y tristeza que siente ante los problemas de la vida diaria. Esto le hace sentirse mejor por algunas horas, pero luego ha de afrontar los mismos problemas además de los derivados del consumo. Problemas familiares, económicos, de salud, laborales, de pareja, etc. Esto genera más ansiedad y frustración lo que llevará a volver a recurrir al consumo para afrontar de nuevo estos sentimientos. De esta manera, el adicto entra el un circulo autodestructivo donde no hay salida salvo el alivio temporal de su malestar mediante el consumo de sustancias. Llegado a esta situación es necesario en la mayoría de las ocasiones pedir ayuda profesional tanto médica como psicológica para romper esta cadena.

círculo autodestructivo